Sábado , 23 septiembre 2017

Home » Patologías » ¿TU FATIGA HA SIDO BIEN DIAGNOSTICADA?

¿TU FATIGA HA SIDO BIEN DIAGNOSTICADA?

depresion-bnCuando la fatiga no es estudiada a profundidad en el paciente generalmente es tratada de la manera equivocada por parte del profesional de la salud. En ocasiones la fatiga que viene dada por desequilibrios hormonales, como lo es la fatiga suprarrenal por ejemplo, y puede llegar a confundirse con otras patologías de no practicar las pruebas necesarias a tiempo.

Probablemente, si el profesional de la salud (como un naturópata por ejemplo), no tiene pruebas concretas, no es consciente de que tanto altos como bajos niveles de cortisol pueden conllevar síntomas muy similares en un paciente – tales como fatiga, letargo, debilidad muscular, trastornos de la tiroides, insomnio y depresión-. Por lo que es trabajo del profesional mirar más allá y no simplemente asumir que un paciente cansado y desanimado  tiene fatiga suprarrenal. Podría estar en un estado de hiperactividad adrenal,  y allí es donde las pruebas de la hormona de la saliva se convierten en un valor incalculable para la obtención de un diagnóstico correcto.

El estrés en nuestro cuerpo

Hay tres etapas principales de estrés y cada una de estas fases tiene diferentes síntomas y patrones hormonales:

  • La fase de alarma (nuestra lucha o el instinto de vuelo)
  • La fase de resistencia (la respuesta que nos permite hacer frente a períodos más largos de estrés) Aquí ni siquiera somos capaces de darnos cuenta de la cantidad de estrés al que estamos sometidos a menos que se realicen pruebas a nuestro equilibrio hormonal que revelen lo que realmente está sucediendo en el cuerpo.
  • Y el agotamiento, cuando ya no podemos seguir el ritmo y los niveles de cortisol descienden a un estado preocupante.

La más alarmante de estas etapas es la resistencia, en la cual la hormona cortisol se eleva para que podamos adaptarnos a una situación que requiere nuestra atención. Puede que tengamos que diseñar estrategias, planificar y elaborar ideas para salir airosos de una situación que puede ser dañina.

Efectos del desequilibrio en los niveles de cortisol

En la naturaleza, experimentamos esta respuesta y los cambios que van con ella, por un período limitado de tiempo. Sin embargo, en el mundo moderno en que vivimos podemos experimentar la fase de resistencia de la tensión durante décadas. La ingesta de hormonas, que nos ayudan a hacer frente y adaptarnos al estrés, son beneficiosas en el corto plazo, pero a la larga pueden dañar nuestra salud.

Por ejemplo, el exceso de cortisol tiene una serie de efectos no deseados en el cuerpo – los síntomas incluyen fatiga, letargo, depresión, insomnio, síndrome premenstrual, inflamación y disfunción inmune. Ya en el largo plazo, vemos una mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo dos y cáncer.

Cuando estamos en la fase de resistencia significa que hemos apagado la parte de nuestro sistema nervioso que controla  ‘el descanso y digerir’, por lo que observamos los niveles de jugos gástricos bajos y problemas con la absorción de nutrientes, lo que provoca más estrés en sí mismo.

Melatonin-and-Cortisol

Otro efecto negativo de tener un estado de cortisol alto, es que la hormona melatonina (relacionada al sueño) no puede ser liberada correctamente, lo que lleva al insomnio. Estamos destinados a tener un hermoso flujo de hormonas durante el día y la noche, por lo que tenemos un estallido de cortisol temprano en la mañana para apagar nuestra hormona del sueño y nos da energía. Conforme avanza el día, esto se agota lentamente hasta que en la noche la hormona melatonina nos envía a dormir. Este patrón es la forma en que estas dos hormonas están destinadas a fluir con normalidad, es decir, cuando no estamos estresados ​​y somos capaces de manejar nuestro día a día.

Cuando estamos estresados ​​, sin embargo, los niveles de cortisol pueden permanecer altos durante la noche, lo que lleva a niveles bajos de melatonina. Esto no sólo puede afectar a nuestro sueño, sino que también puede indicar niveles bajos de serotonina (hormona que regula el humor), ya que la serotonina es el precursor de la producción de melatonina.

Niveles bajos de serotonina están relacionados con trastornos de consumo (alcoholismo , bulimia, anorexia) , el estado de ánimo , el sueño , la ansiedad , el pensamiento (TOC ) , el aprendizaje, la memoria , la actividad sexual , la agresión, y las tendencias suicidas. Por lo que hay que tratar estas patologías con sumo cuidado.

¿Qué debe hacer el profesional de la salud?

Lo fundamental es realizar primeramente pruebas en la saliva para registrar los niveles de cortisol y a partir de allí sacar conclusiones.  Posteriormente, para ir regulando paulatinamente estos desequilibrios, el profesional de la salud deberá fomentar que el paciente realice pequeños cambios en su vida diaria.

Junto a una prescripción de ejercicio regular, meditación, algunos cambios en la dieta (tales como la reducción de café y alcohol), deberá dar asesoramiento para evitar todo lo que está  causando enorme estrés en el paciente.

Asimismo existen otras herramientas en forma de  suplementos, como la fosfatidilserina, el magnesio y la hierba de San Juan, que ayudan a reducir los niveles elevados de cortisol y la ingesta de melatonina para ayudar a recuperar el sueño regular.

¿TU FATIGA HA SIDO BIEN DIAGNOSTICADA? Reviewed by on . Cuando la fatiga no es estudiada a profundidad en el paciente generalmente es tratada de la manera equivocada por parte del profesional de la salud. En ocasione Cuando la fatiga no es estudiada a profundidad en el paciente generalmente es tratada de la manera equivocada por parte del profesional de la salud. En ocasione Rating: 0

Acerca de Montse

Deja tu comentario

scroll to top