Sábado , 24 febrero 2018

Home » Sin categoría » Vitaminas y suplementos: ¿te ayudan a estudiar?

Vitaminas y suplementos: ¿te ayudan a estudiar?

En períodos de exámenes académicos los estudiantes suelen perder la concentración y la energía con mucha facilidad al estar sometidos al constante estrés producto de la presión por aprobar. Sin embargo, lo cierto es que estudiamos durante toda nuestra vida y no solo en la etapa escolar, por lo cual las vitaminas y otros micronutrientes juegan un papel fundamental en todas las tareas cerebrales.

En el siguiente artículo, encontrarás una lista con las mejores vitaminas que sirven para la concentración, los recuerdos y el estudio, así como también te informaremos sobre la función que desempeñan en el cerebro y en el sistema nervioso.

Memoria y concentración
El estudio es un proceso que exige concentrarse y memorizar. A través de cualquiera de nuestros sentidos, asimilamos la información que vamos a situar en la memoria a corto plazo. Este tipo de memoria es la que usamos, por ejemplo, para acceder a un número de teléfono que conocemos previamente y marcarlo.

cerebro

Si se trata de un conocimiento que queremos conservar, nuestra mente lo coloca en la memoria a largo plazo. Si, posteriormente, somos capaces de realizar el proceso inverso, hemos tenido éxito a la hora de fijar el recuerdo en nuestro cerebro que es, al fin y al cabo, el objetivo del estudio.

Por tanto, esta tarea exige a nuestra mente que esté, por un lado, en plenas facultades y, por otro, que cuente con los nutrientes y las energías necesarias para conseguirlo. Las vitaminas para estudiar más indicadas serán aquellas que colaboren activamente y en sinergia con el sistema nervioso.

Las mejores vitaminas para estudiar
A diferencia de los animales, el ser humano no es capaz de sintetizar por sí mismo las vitaminas, por lo que tiene que conseguirlas a través de los alimentos. Esto no es excesivamente problemático, porque si algo caracteriza a estos nutrientes es que solo son necesarios en pequeñas dosis para tener plenos efectos.

Aunque cada una de estas vitaminas para estudiar tiene propiedades singulares, no debemos olvidar que estos nutrientes esenciales actúan en sinergia. Es decir, se potencian sus beneficios si actúan en conjunto.

Vitaminas para estudiar: el papel preponderante del grupo B
El grupo de las vitaminas B (dentro de las categorías de las liposolubles) juega un papel muy importante por su colaboración en la elaboración de componentes de la química cerebral. Aunque todas son esenciales, vamos a destacar:
Vitamina B1, también denominada tiamina, interviene en la síntesis de los carbohidratos para producir energía.
Vitamina B3, o niacina, ayuda a la buena conservación del tejido nervioso.
– Vitamina B6, participa en la creación de los neurotransmisores (como la serotonina) y en el metabolismo de las proteínas. Pero, sobre todo, destaca como una de las mejores vitaminas para estudiar porque participa en la producción de la mielina. Esta es la sustancia que recubre las conexiones entre las neuronas.
Vitamina B9, o ácido fólico, se receta sobre todo a mujeres gestantes, ya que interviene en la creación del sistema nervioso del futuro bebé.
Vitamina B12, o la cobalamina, es fundamental para el buen funcionamiento del sistema nervioso central ayudando a generar correctamente la síntesis del ADN. A diferencia de sus compañeras sólo la podemos encontrar en alimentos de origen animal. Hay estudios que confirman sus efectos beneficiosos en enfermedades como el Alzheimer.

estudio

Vitaminas para estudiar: la importancia de las antioxidantes E, C y K
Junto a la vitamina A, la E tiene sobre todo efectos antioxidantes. Por tanto, su presencia es necesaria para el buen estado del sistema nervioso y es una de las vitaminas fundamentales para estudiar.

Lo mismo ocurre con la vitamina C, que ayuda a mantener en forma las conexiones neuronales y la K, imprescindible para la juventud celular. Este grupo de vitaminas, por su capacidad para ralentizar el envejecimiento, son fundamentales para cualquier función cognitiva.

Jalea Real:
Se trata de la sustancia segregada por las abejas para alimentar a las larvas. Su consumo en el ser humano se ha relacionado con innumerables efectos beneficiosos entre los que se encuentra la capacidad para aumentar la memoria y reducir la fatiga psíquica y física.

Cuenta con diversas sustancias interesantes como flavonoides, vitaminas, minerales, glicoproteínas, etc. Sin embargo, podemos tener acceso a estos nutrientes por medio de otros alimentos y con un coste económico realmente menor.

Ha de destacarse que, la EFSA concluye que no hay relación causa-efecto entre la jalea real y todas las propiedades que se le atribuyen, por lo que cabría preguntarse si es necesario considerarla antes de otros medios tradicionales para estudiar.

Bebidas energéticas:
Es común que estudiantes recurran a un sorbo de cafeína (en cualquiera de sus presentaciones actuales) para combatir el agotamiento, mantener la concentración y procurar un estado máximo de atención. Las bebidas energéticas están compuestas esencialmente por cafeína, entre otros ingredientes, puesto que este alcaloide ha demostrado resaltar esas condiciones producir beneficios en el rendimiento cognitivo.

Pero no contentos con ello, los desarrolladores de bebidas energéticas adicionan “mezclas especiales” además de la cafeína en sus productos. Se trata de ingredientes obtenidos mediante procesos sintéticos en el laboratorio como lo son la taurina, vitamina B12, L-Carnitina, etc., todos estimuladores del rendimiento psicomotriz.

Sin embargo, estas mezclas no funcionan mejor que la cafeína normal, según sugieren los datos de un reciente estudio presentado por la Association for Psychological Science (Asociación para la Ciencia Psicológica). Por tanto, podemos obtener los beneficios de la cafeína tomando un simple café.

Guaraná:
Es una planta oriunda de Brasil, conocida por su efecto sobre el estado de alerta y la cognición. Su fruto contiene aproximadamente el doble de cafeína que el presente en el fruto del café. Además, científicos han descubierto que esta planta mejora la memoria secundaria y aumenta el rendimiento, propiedades específicas de esta planta ya que, las investigaciones sugieren que tales efectos no se deben únicamente a su contenido en cafeína sino a otros componentes presentes en su organismo.

Ginseng:
Se tiene conocimiento sobre el Ginseng por su empleo sostenido en la medicina tradicional china. Actualmente se utiliza en mayor grado como complemento por sus propiedades estimulantes. Debido a ello, se le han adjudicado numerosas propiedades como producto estimulante, revitalizante, mejorador de la fatiga y memoria, antiestrés y afrodisíaco, entre otras.

Sin embargo, no existen estudios concluyentes sobre este producto, si bien es cierto que manifiesta todas estas propiedades.

Fosfatidilserina:
Es un fosfolípido ámpliamente presente en la membrana de las células. Puede encontrarse en suplementos como la lecitina de soja y se ha sugerido que su utilización puede potenciar la memoria y evitar el deterioro cognitivo asociado a la edad. Es por ello que muchas personas han recurrido a este suplemento en período de exámenes.

No obstante, la Food and Drugs Administration (Administración de Alimentos y Drogas) discrepa al afirmar que no existe evidencia científica suficiente que indique beneficios cognitivos.

¿Cómo estudiar y no morir en el intento?
Si bien pareciera que ciertos suplementos aportan beneficios sobre la capacidad de atención, recolección de información y memoria, sugerimos que, antes de considerar ingerirlos (y al igual que ocurre con los suplementos deportivos), hagas parte de tu rutina:

Llevar una buena alimentación. Así obtendrás los nutrientes necesarios para el óptimo funcionamiento de nuestro organismo y cerebro.

Dormir lo suficiente. Los estudiantes desestiman constantemente el poder de un sueño reparador. Al sacrificar horas de sueño impides el descanso necesario para crear las condiciones óptimas y realizar todas sus funciones vitales y cerebrales.

Mantener un estilo de vida saludable. La vida sedentaria y la mala alimentación no permiten la oxigenación del organismo, por lo que una sensación de fatiga constante impide la lucidez necesaria para aproximarse a los conocimientos que se quieren aprehender.

Mantener un estado motivacional alto. Sin la correcta motivación el logro de metas y objetivos se ve mermado y esto potencia la fatiga y la inseguridad en ti mismo, aspectos altamente riesgosos frente a los estudios.

vida sana

Aunque no lo creas, no solo estudias en la escuela o en la universidad, pues en tu vida diaria cada día te encuentras con información y el procesamiento y almacenamiento de esos datos es fundamental. Por lo cual necesitas mantener tu mente en forma independientemente de si estás en edad de aprender o si has olvidado esa etapa.

Si haces parte de tu rutina diaria los tips arriba mencionados y combinas esto con algún suplemento o complejo multivitamínico, es muy probable  que tengas un óptimo rendimiento.

Fuentes consultadas: http://www.enbuenasmanos.com; http://www.medciencia.com

Vitaminas y suplementos: ¿te ayudan a estudiar? Reviewed by on . En períodos de exámenes académicos los estudiantes suelen perder la concentración y la energía con mucha facilidad al estar sometidos al constante estrés produc En períodos de exámenes académicos los estudiantes suelen perder la concentración y la energía con mucha facilidad al estar sometidos al constante estrés produc Rating: 0

Acerca de admin

Deja tu comentario

scroll to top