Domingo , 17 diciembre 2017

Home » Consejos » EMPATÍA Y ASERTIVIDAD, LAS HERRAMIENTAS QUE TODO TERAPEUTA DEBE DESARROLLAR.

EMPATÍA Y ASERTIVIDAD, LAS HERRAMIENTAS QUE TODO TERAPEUTA DEBE DESARROLLAR.

Como terapeutas manuales recibimos día a día pacientes que requieren tratamientos de índole diversa, por lo que debemos prepararnos en todo momento a nivel profesional para poder brindar el  bienestar deseado. Sin embargo, normalmente solemos dejar de lado un componente fundamental de nuestra terapia: la empatía.

Si bien es fundamental tratar de manera asertiva la salud física, realizando los tratamientos adecuados a cada patología, de manera consciente, ética y responsable; también es muy importante prestar atención al bienestar emocional de nuestros pacientes, ya que no debemos desestimar el poder de los sentimientos y emociones sobre todas esas patologías que se desprenden de nuestro estilo de vida o de situaciones de estrés emocional.

 

empatía terapias naturales

En ese sentido, la palabra empatía puede también denominarse como inteligencia interpersonal y se refiere a la habilidad cognitiva de una persona para comprender el universo emocional de otra.

Inteligencia emocional interpersonal.

La Inteligencia emocional engloba todas las habilidades de comunicación entre el individuo y los sentimientos expresados los demás, o los suyos. Se compone de cinco destrezas:

  1. Autoconciencia, es decir comprender el origen de los sentimientos, qué los produce y por qué ocurren.
  1. Control emocional, lo que requiere aprender a canalizar positivamente las emociones ante estímulos diferentes.
  1. Motivación, lo que permite encontrar razones para la superación y tener la capacidad de motivar a otros.
  1. Manejo de las relaciones, porque es necesario relacionarse sanamente, respetando a los otros y haciéndose respetar.
  1. Empatía, es lo que nos permite percibir los sentimientos de los otros y hacer que se sientan menos solos. No es un don, ya que todos podemos desarrollarla si lo deseamos, seamos o no terapeutas manuales. Basta con abrir la mente e intentar reconocer la vida del otro desde su perspectiva y no desde nuestros ojos.

Tanto en el ejercicio profesional, como en tu día a día, para que la empatía exista es necesario que se dejen a un costado los juicios morales y los fenómenos de raíz afectiva como la simpatía o antipatía hacia cierto tipo de personas. En tu caso, como terapeuta es poco ético e ilegal tener preconcepciones sobre los pacientes que acuden a consulta. Es tu deber hacerles sentir de manera cómoda y que son importantes, que están siendo escuchados y sobretodo no adjudicar valoraciones positivas o negativas a los problemas que les aquejan. De ese modo podrás tener una actitud comprensiva pero no de compasión frente a la circunstancia del otro.

La empatía también consiste en ser objetivos y racionales frente a los sentimientos del paciente, capacidad que puede desembocar en una mejor comprensión de sus acciones o de su manera de decidir determinadas cuestiones.

En ese sentido, se trata de una de las herramientas utilizadas en psicología que permite el acercamiento hacia el paciente, por lo cual no habría que desestimar leer y educarte en el ámbito psicológico como complemento de tu formación como terapeuta integral.

¿Cómo desarrollar empatía con el paciente?

Cuando un paciente se siente sumamente angustiado, como terapeuta tu estado de ánimo podría cambiar rotundamente por el sólo hecho de estar cerca, experimentando así la sensación de empatía. Para ello no es necesario que hayas vivido o estés pasando por las mismas experiencias, sino que basta con desarrollar la capacidad de captar los mensajes, tanto verbales como los no verbales, que el paciente transmite y de hacer exactamente lo que él necesita para sentirse comprendido de una forma única.

Un problema común que se presenta cuando los pacientes intentan comunicarse, es que al expresar sus sentimientos se retraen, evitan el tema o simplemente intentan hacer un chiste que derive la conversación a un espacio donde puedan sentirse seguros. Esto ocurre porque esa persona experimenta la presencia de ciertas barreras que se interponen entre ella, los sentimientos, y la otra persona.

empatía paciente terapeuta

Los elementos externos que influyen para que un paciente no pueda expresarse, además de sus barreras internas, tienen que ver con la reacción que espera que el terapeuta pueda tener. Por ello, para conseguir una buena relación empática es fundamental que al encontrarnos frente al paciente evitemos las siguientes actitudes:

 

  • Restarle importancia a aquello que lastima o preocupa a esa persona, buscando el modo de ridiculizar los sentimientos que tiene y de imponer razones para no sentir de esa forma.
  • Predisponerse a la conversación con prejuicios, analizando lo que el paciente manifiesta en base a nuestras ideas, acercándonos a él con un velo de creencias erróneas.
  • Utilizar frases como “así no vas a lograr nada”, “¿por qué siempre terminas haciendo lo mismo?”, ya que refuerzan estímulos negativos y generan incertidumbre.
  • Tener sentimientos de compasión para con el otro.
  • Mostrarse como un ejemplo positivo, comparando la situación del otro con una experimentada por nosotros con anterioridad y actitudes semejantes en los que nosotros seamos el centro de atención.

Con esta forma de actuar lo único que se consigue es que la persona afligida se aleje, que se esconda en su cascarón y que se plantee la posibilidad de no volver a tocar ese tema en consulta. Para que entre ambos se desarrolle una relación de empatía es necesario que el terapeuta se olvide de sí mismo e intente acercarse al mundo del otro, como si intentara aprender un idioma desconocido.

Antes de terminar, queremos hacer notar la importancia que tiene para toda persona el poder hablar acerca de sus sentimientos, una herramienta imprescindible para vivir en sociedad. Aprender a poner en palabras lo que se siente es algo que debe aprenderse en la infancia y es fundamental para conseguir una buena comunicación emocional. Son los padres los que deben ayudar a sus hijos pequeños a descubrir y entender sus propios sentimientos y los de los demás.

Aprende a expresar cómo te sientes, desarrolla una verdadera empatía con las personas de tu entorno y capta el mundo desde un punto de vista sensitivo, y te verás maravillado del poder de sanación que tienes para brindar a todos tus pacientes.

EMPATÍA Y ASERTIVIDAD, LAS HERRAMIENTAS QUE TODO TERAPEUTA DEBE DESARROLLAR. Reviewed by on . Como terapeutas manuales recibimos día a día pacientes que requieren tratamientos de índole diversa, por lo que debemos prepararnos en todo momento a nivel prof Como terapeutas manuales recibimos día a día pacientes que requieren tratamientos de índole diversa, por lo que debemos prepararnos en todo momento a nivel prof Rating: 0

Acerca de Montse

Deja tu comentario

scroll to top